Soluciones eficaces y fáciles de usar para el ahorro de agua.

Stockosorb

Stockosorb es un gel protector para las raíces en base a hidrogeles, presentado en forma de polvo fino hinchable y de gran fiabilidad. Con su aplicación se consigue el óptimo desarrollo de las plantas y a la vez una gestión racional de sus reservas de agua.

Por sus características y versatilidad, los campos de aplicación del Stockosorb son muy numerosos,  ya que viene a solucionar problemas vinculados al mundo vegetal. Como muestra de ellos están la jardinería pública y privada como parques, jardines, áreas verdes, azoteas ajardinadas… el de la construcción en los ámbitos de la arquitectura paisajística, taludes de carretera, barreras antirruido, vegetación de escombreras y depósitos… el de las zonas deportivas como campos de golf, fútbol, atletismo… los de la producción tanto en cultivos hortícolas, frutícolas como ornamentales, y del medioambiente como es el caso de las reforestaciones, forestaciones, silvicultura, etc.

Como agente auxiliar para la retención hídrica de los suelos, cada gramo de Stockosorb almacena hasta 300 ml de agua disponible para las plantas. Este, mediante sus hidrogeles, actúa almacenando el agua alrededor de las raíces y asegurando que estas tengan la humedad suficiente, evitando así que las raíces se sequen.

Stockosorb puede ser aplicado de diferentes formas según las necesidades de cada caso. Como ejemplos están su incorporación en el hoyo de plantación mezclándolo con la tierra excavada, en el saneamiento de árboles aplicándolo sobre las raíces mediante el sistema de pulverización, también mezclado con el sustrato de cultivo en todo tipo de plantas, y su incorporación sobre superficies mezclado en el terreno en el que se plantarán seguidamente cespitosas o pequeñas plantas.

En el caso de la aplicación de Stockosorb sobre el sistema radicular tras el arranque en vivero o campo de todo tipo de plantas y árboles, protege sus raíces al descubierto durante el transporte y almacenamiento, evitando que se desequen, además de intensificar la nueva formación de raíces después de la plantación gracias al óptimo aporte de agua. Esta rápida nueva formación de finas raíces capilares, hace que los resultados de arraigamiento sean sensiblemente mejores, reduciéndose así las sustituciones ulteriores por pérdidas de plantas.

En cuanto a sus aplicaciones directas al terreno, sus copolímeros de acrilamida/ácido acrílico a base de sal potásica, al entrar en contacto con el agua, el granulado se hincha formando hidrogeles que almacenan el agua y las sustancias nutritivas disueltas en ésta quedando almacenada a disposición de la planta. Las raíces, gracias a su capacidad absorbente, extraen de los hidrogeles la cantidad de agua y fertilizantes que precisan para cubrir sus necesidades hídricas. Esta reserva de agua constante adquiere mayor importancia cuando actúa protegiendo eficazmente a la planta contra el estrés de la sequedad.

Terravida